9 jul. 2013

Actualización de mi mismo.



Me he dado cuenta de que muchas personas, incluida yo misma, hemos dedicado mucho tiempo de nuestras vidas a tratar de conocernos, de saber como somos, para poder reunir todo ello en una serie de adjetivos que nos puedan definir como personas, y eso parece que nos da seguridad y que conforma un buen traje o una buena tarjeta de presentación para aparecer ante los otros. 


Es por esto que a veces nos autodescubrimos a nosotros mismos autodefiniéndonos como una persona responsable, o extrovertida..., aplicada, u ordenada.... dormilón, o despreocupado. .. Amistosa o miedosa... Étc..,, todo ello... para que con en el paso de los años me de cuenta de que nada de esto es cierto, y del peligro que supone a veces el tratar de limitar nuestra conducta a un adjetivo, dado que nuestro inconsciente es muy pícaro, escucha estas palabras, y puede que trate de ajustar nuestro comportamiento a los adjetivos que nos hemos puesto, de modo que siempre "escogeremos" para nosotros aquellos comportamientos que coincidan con la etiqueta que nos hemos puesto, para que no se nos derrumbe la torre, los muros de contención que nos protege, o la careta que nos da seguridad.


La realidad es, que cada momento presente es una actualización de mi misma, y así como ayer tuve comportamientos de timidez, hoy me sorprendo un poco extrovertida,... Y así como ayer me parecía que era una persona ordenada, hoy me apetece vivir en mi particular caos o desorden. No soy nada de lo que los demás dicen que conocen de mi.... porque en un momento determinado soy todo lo contrario. Es la maravilla de sentir que uno puede discurrir a través del continuom, de un polo al otro, y sin que ello suponga una incomodidad, una despersonalización, o una falta de identidad, dependiendo del momento, la compañía, el estado emocional. ... 


Ha sido maravillosa la catarsis de darse cuenta... de que en cada momento, soy una actualización de mi misma.

Ana B. Taboada

No hay comentarios:

Publicar un comentario