23 feb. 2013

"Empoderar"

A lo largo de los últimos días he estado hablando con personas distintas, y desde puntos de vista diferentes, de situaciones a las que las personas se tienen que enfrentar, en las que lejos de tener el control y dominio de la situación, sienten que no son dueños de sus circunstancias, y se sienten dependendientes de agentes externos, que son presentados como panacea a los problemas de los individuos. 

El ejemplo más claro, y que despierta mi personal indignación, es la "alegría" y arbitrariedad con la que hoy en día se receta por parte de los médicos, psiquiatras...medicación para cualquier queja que el paciente plantee, sea esta de la clase que sea. Desde la medicina y otros muchos sectores, se está contribuyendo a la creación de personas "dependientes" en el concepto más amplio de la palabra, dependientes de los médicos, dependientes de la medicación, dependientes siempre de agentes que imposibilitan el que se hagan conscientes de que por si mismas, son mas autónomas de lo que se creen.

Y es en este punto donde hago mención a un término que después de ser destinado al deshuso, o ser utilizado en ámbitos económicos, se ha rescatado ahora para proclamar esta realidad que comento. El "empodaramiento".

"Empoderar" es precisamente lo contrario a la actitud dependiente que fomenta la medicina actual, es dotar a las personas de las herramientas que necesitan en cada situación a la que se tiene que enfrentar, para que ellas por si solas, den soluciones posibles a sus dificultades o situaciones problemáticas. Empoderar es hacer a las personas responsables de sus circunstancias, hacerlas sabedoras de que todas las pequeñas elecciones diarias a las que se enfrentan, determinan el discurrir de sus vidas.

En el ejemplo que antes mencionaba de las enfermedades físicas o relacionadas con la salud mental, "empoderar" implica que las personas pueden hacer mucho por su propio bienestar, y que en muchas ocasiones la actitud de cara a la enfermedad puede sustituir pastillas. No se confunda esto con el hecho de que la farmacología no sea necesaria en algunos casos. Todas los campos pueden ayudar a aportar equilibrio a nuestra salud, y en ocasiones la medicación puede favorecer, pero nunca sustituir la capacidad del ser humano de decidir, actuar, y buscar opciones y posibilidades tanto físicas como psíquicas a la hora de afrontar dificultades de salud u otros ámbitos.

Ana Taboada. Psicólogo









No hay comentarios:

Publicar un comentario