12 feb. 2013

No hace daño quien quiere, sino quien puede


Vuelvo a hablar sobre el dolor y el sufrimiento, para hacer una parada en un tema que me parece interesante y despierta mi curiosidad. Todos hemos oído alguna vez aquello de “me has hecho daño”, o “tal persona o tal otra me ha hecho mucho daño”. Al hacer estos comentarios, le estamos confiriendo a las personas que nos rodean la “capacidad” de hacernos daño y provocar en nosotros el consecuente sufrimiento.Quiero hacer en este punto varias diferenciaciones, y empezaré por diferenciar el dolor que sentimos cuando algo nos molesta o daña, de la capacidad q conferimos a lo externo para provocar el sufrimiento que padecemos. Cuando algo nos duele, no nos damos cuenta de que el dolor es nuestro, nadie nos lo ha provocado ni tiene tal capacidad.




Algo nos duele debido al grado de amor que hemos puesto en las cosas, personas, situaciones, y estas se han truncado en algún punto del camino, no cumpliendo las expectativas q nosotros habíamos puesto en ello, y consecuentemente nos duele porque la situación resultante nos hace infelices. El dolor que sentimos es directamente proporcional al amor que en algún momento hemos sentido. El dolor es un sentimiento o una sensación desgarradora, que cuesta asumir, admitir y atravesar por la dureza que acompaña a tal sentimiento, y el sufrimiento que acarrea. Por tanto, el dolor está relacionado con lo que nosotros mismos “sentimos”, nunca con la intención, capacidad, o habilidad q tengan otras personas para “provocarlo”. Nadie tiene semejante poder sobe nadie, recordemos en este punto aquel refrán que coloquialmente dice “No hace daño quien quiere, sino quien puede”…y este “quien puede” no quiere decir que haya personas q tengan esa capacidad, sino que dado el sentimiento que nosotros hayamos depositado sobre esa persona, tienen como más susceptibilidad de causar en nosotros dolor o sufrimiento. Pero ¿Por qué? No porque tenga ese poder, sino porque los sentimientos que tenemos hacia esa persona se han visto heridos…porque los tenemos….pero fijémonos, el sentimiento es mio, la decepción es mía, el dolor es mío….no está en el exterior.





Con lo cual la responsabilidad de que yo este sufriendo por el dolor de una decepción, sea cual sea, no está relacionada con la intención de otra persona para que esto sea así, sino q es nuestra responsabilidad el aceptar nuestros sentimientos como nuestros, y en el caso de que yo sufra por algo relacionado con otra persona, está en mis manos el “trabajarme” esa situación, observarla y ver qué es lo que necesito para dejar de sentir dolor: aceptación, afrontamiento, cambio de expectativas, etc, etc…Pero fijémonos que en lugar de esto, lo que hacemos muchas veces, es cargar (o tratar de hacerlo) sobre los hombros de los otros esta responsabilidad,creyéndonos que sentiremos paz y reconforte por el hecho de sentir que la “culpa” de que lo que yo estoy sintiendo y de mi dolor, es de otros. (Ya os habreis dado cuenta de que esto nunca es así....)





De nuevo hago una invitación para que observemos que grado de responsabilidad tenemos en las cosas q nos pasan, y también en las que nos hacen daño. En muchas ocasiones, la elección de un camino equivocado, la omisión de actitud por nuestra parte, o el no “apartarnos a tiempo para no chocar”, puede estar en la base de el surgimiento de una situación que termina provocando dolor….con lo cual, “ el poder” y la capacidad para provocar o evitar dolor es nuestra, no de el otro. Tenemos el poder de decidir cuando queremos dejar de sufrir por la situación que sea, después de ser capaces de perdonarnos a nosotros mismos, de recuperar la confianza, de amarnos en extremo, o de hacer lo que consideremos necesario para estar en paz con nosotros mismos, y consecuentemente, con los demás. El responsable de que suframos nunca es otra persona….en todo caso, esa persona será una ”circunstancia” involucrada en nuestra situación, y desde luego, tiene también su grado de responsabilidad, pero solo en cuanto a lo que ella siente, piensa o actúa, pero nunca en cuanto a lo que nosotros pensamos, sentimos o actuamos.



Ana Taboada. Psicólogo.











5 comentarios:

  1. Me ha gustado leer el articulo, pero en una pareja donde los sentimientos han de ser digamos de uno para el otro, cuando uno de los dos hace sentir dolor a otro... Se puede entender que los sentimientos de amor, respeto, afecto, complicidad ....estan desapareciendo? yo desde que fui madre lo estoy pasando bastante mal con mi pareja, me lo critica todo de forma negativa y me hace sentir o me siento yo desamparada con el. Veo que ya puedo caer enferma que no seria capaz de traerme ni un vaso de leche, me siento que no le importo, y ya no me toca como antes. Estoy viviendo una situacion, verdaderamente para coger y tirar la toalla. Yo lo quiero pero veo que no es capaz de echarme una mano en momentos importantes. te voy a contar una situacion que me hizo estar decepcionada totalmente con el un tiempo y cuando lo recuerdo siento rabia: estabamos en el centro de salud para una revision de niño sano con mi hija, ella estuvo llorando y como tenia congenstion vomito, la llevaba el embrazos y se mancho, la nena se quedo manchada, llorona y yo agobiada, la nena todavia no andaba , y tenia que cambiarla en un aseo sin muchas condiciones. Pues me dejo alli tirada y se fue a casa a cambiarse el, y no llebava a penas nada para hacer eso, no fue capaz de esperarse y ayudarme con la peque. Me quede sin saber que pensar, no le importo ver a su hija manchada y ayudar, solo penso en el. Cuando tuve a mi hija se quedo el en el hospital y no le cambio nada mas que una vez el pañal sabiendo que yo no estaba para levantarme de la cama. Lo tuve dos noches y vamos como si me hubiese quedado sola. No se como reaccionar, el esta trabajando fuera y esta dejando de contar conmigo, me dice pesada y cuando me enfado con el me dice que esque siempre se siente tonto conmigo. Es increible pero me siento su madre. Cualquier conversacion que parece se pone interesante de repente la corta y me dice que que mas da , que me calle, que no le importa....cosas a si. Yo no se si tiene alguna relacion con las drogas o no por lo menos no lo aparenta, pero antes de casarnos llego a consumir alguna cosa y yo no me entere hasta mas tarde, quizas ese dia se tendria que haber terminado todo y no me estaria pasando esto. Yo soy anti todo eso, nunca he consumido nada y no lo tolero en personas de mi alrrededor, a el lo queria demasiado aunque estuve a punto de romper con el por ese motivo.

    ResponderEliminar
  2. Perdona por contarte asi la historia, de alguna manera me he desahogado porque no se las cuento a nadie.
    Solo que a lo mejor no he abierto antes los ojos, me los ha hecho abrir mi hija, ahora estoy al 100% con ella porque creo que asi deve ser una madre, y mi marido se siente desplazado. Pero no es el caso, yo doy mi alma por los dos, por vivir momentos, por estar felices....
    Por eso me siento tan mal? Por estar al 100%, no puedo ser de otra forma no soy capaz de quitarme la responsabilidad de ser madre, siento que primero madre y despues esposa, por lo menos los tres primeros años.

    Lo estare haciendo mal con el? No se como probar para ver reacciones en el hacia mi.

    ResponderEliminar
  3. Si no quieres no me dejes visible, escribe algo sobre el tema y con eso me dare por aludida.

    Tambien perdi mi trabajo al convertirme en madre. Pero estoy disfrutando a tope de esta pequeña y se que ella si que me lo agradecera algun dia igual que yo se lo agradezco a mi madre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decido contestar de este modo a tus comentarios, a pesar de que me decías que no era necesario, porque dado que has sido valiente para como tú dices, "desahogarte" de este modo, creo que tu historia puede servir a otras personas que estén pasando situaciones similares. Así es que, de antemano, muchísimas gracias por compartirla. Es evidente que el hacerlo te produce dolor y que estás pasando un momento complicado.

      Voy a empezar diciéndote que los síntomas a los que aludes, que detectas en tu pareja, son reales, objetivos, y más allá del impacto que tengan en ti, y de cómo tú te los tomes, a tu pareja le está sucediendo algo. Puede estar o no relacionado con el hecho de ser padre, pero lo que está claro es que algo le está perturbando, de manera que la convivencia entre vosotros dos no está siendo buena, y lejos de ser felices, contribuye a que los dos estéis sufriendo y pasando un mal rato. (No te quepa duda de que él también lo está pasando mal.) Es muy común que las personas vayan pasando por etapas diferentes, y se vayan gestando cambios en su interior, pero a veces no somos conscientes de ello y no reaccionamos de forma coherente, de manera que permitimos que las cosas cambien sin tomar las decisiones adecuadas a los cambios. Con esto quiero decir, que parece que entre vosotros han cambiado algunas cosas, fruto seguramente de cambios personales en ti o en tu pareja, necesidades diferentes, prioridades diferentes, etc…Hasta aquí no hay nada malo en ello, me atrevo a decir que es normal y forma parte de la natural evolución y crecimiento de las personas. La dificultad aparece cuando no somos lo suficientemente valientes como para reconocer esos cambios y darles un nuevo espacio en nuestras vidas.

      Eliminar
    2. Ante esta situación, uno puede y debe tener el suficiente respeto por si mismo, como para no permitir el sufrimiento de manera gratuita, y estás en tu derecho de vivir tu vida de forma plena, tranquila y feliz con tu hija, al igual que él. Parece que tu pareja está teniendo algunas dificultades para comunicarte que es lo que le está pasando…probablemente ni siquiera él lo sabe….pero algo le está pasando. Y no tiene porqué ser algo insalvable. Pero si ninguno de los dos, toma la iniciativa para tratar de delimitar un poco que es lo que está ocurriendo, y pensar juntos de qué manera poder darle solución, estaréis avocados a una especia de muerte en vida de vuestra pareja,….a un vivir con el devenir,….y no estaréis siendo honestos con vosotros mismos ni con el otro.

      Yo te invitaría a que le echaras un cable en este sentido, y trataras de hablar con él, para tratar de averiguar que le está pasando. Puedes informarle tú también, de como tú te sientes ante su actitud. Se trata de establecer un nuevo canal de comunicación, para poder llegar al “meollo” del asunto. A través de este tipo de conversación, podréis saber si lo que necesitas es un cambio de enfoque en la pareja, el introducir cosas que antes no necesitabais, o si son otras cuestiones mayores, y más graves que requieran de decisiones más complicadas. Necesitais un poco de honestidad, de atajar las dificultades desde la raíz. El quedaros solo con observar las reacciones no os lleva a gran lugar, dado que cada uno hará su interpretación por su lado y esto suele llevar a grandes males entendidos.

      Sea como sea, estate tranquila, no hay nada en tu discurso que haga pensar en una mala actuación por tu parte, ni que estés haciendo nada apropósito para provocar en él su actitud. Yo creo que estáis viviendo en una desintonía, porque necesitáis cosas diferentes. Y se trata de averiguar, si esto obedece a que no estáis respondiendo de manera adecuada a lo que el otro necesita, o si por el contrario deberíais plantearos si los dos seguís escogiendo en la actualidad la vida que tenéis en pareja. A veces uno cambia de opinión…pero le cuesta asumirlo y comunicarlo.

      Muchísimas felicidades por tu maternidad, y yo te animaría a que la vivieras con total plenitud, es decir, escogiendo en cada momento lo que realmente quieres, con todo lo que eso conlleve. No haces ningún favor a tu niña, ni a ti misma, manteniendo situacioenes que te hagan sufrir, tarde o temprano ella terminará salpicada de alguna manera, y el sacrificio por los hijos, no lleva incluido, como nos hicieron creer en épocas pasadas, el asumir estilos de vida que no queremos en pro de la felicidad de nuestros hijos. UNO no puede dar lo que no tiene, con lo cual si tú no eres feliz, tu niña lo detectará y crecerá con eso.
      Mucho ánimo. De todas maneras te facilito mi correo electrónico por si quieres consultarme alguna cuestión en privado y puedo ayudar a orientarte en alguna cosa. anab.taboada@hotmail.es

      Eliminar