16 feb. 2013

El castigo físico



Esta página está en contra del castigo, ya sea físico o verbal.Considero que:

-El castigo interfiere en la construcción de un vínculo sano y seguro entre padres e hijos

-No ayuda a mejorar las conductas de los niños, muchas veces las empeora

Pero la pregunta que me hacen, es: 

¿Cómo hago entonces para educar a mis hijos?

Aquí les pongo algunas alternativas, que ya he publicado antes. No son un receta, ni son las únicas pero pueden ayudarlos a pensar en otras opciones además de los castigos. Ojo que si queremos cambiar de paradigma de los padres temidos y castigadores hacia padres conscientes y conectados emocionalmente, vamos a tener que pasar nosotros mismos por el proceso de cuestionar nuestro rol de padres y además incluir a los adultos que rodean al niño para mandar un mensaje unificado y claro.

Aquí van:

1. Fíjate cuál es la necesidad detrás de su comportamiento. Ej. Si parece que está aburrido, dale algo interesante para jugar.

2. Dale información y razones. Ej. Si tu niño pinta en la pared, explica porque debemos pintar sólo en las hojas.

3. Fíjate en los sentimientos que hay detrás de su comportamiento. Intenta entender, aceptar y escuchar los sentimientos que aún no son capaces de decir. Ej. Si tu hijo golpea a su hermana menor, ayúdalo a expresar su cólera y celos en formas que no dañe ni se dañe a si mismo. Podría ser que necesite llorar o rabiar

4. Haz modificaciones en el ambiente. Esto muchas veces es más fácil que tratar de cambiar al niño. Ej. Si tu hijo constantemente saca cosas de las alacenas de la cocina, ponle un seguro a prueba de niños.

5. Busca alternativas. Ej. Si tu hijo quiere construir un castillo en la sala, no sólo digas que no. Dile donde sí puede hacerlo.

6. Usa un lenguaje claro y demuéstrale lo que le dices. Ej. Si tu hijo le jala la cola al perro, muéstrale como acariciarlo. No confíes sólo en las palabras.

7. Dale la capacidad de elegir en vez de dar órdenes. Darles la oportunidad de tomar decisiones empodera a los niños, las órdenes propician luchas por el poder y deben ser reservadas para situaciones extremas. Ej. Prefieres lavarte los dientes antes o después de ponerte el pijama?

8. Haz pequeñas concesiones. Ej. Hoy puedes dormir un poco más tarde porque están dando esa película que tanto te gusta.

9. Deja que las consecuencias naturales de sus actos ocurran (Cuando es apropiado y sin crear consecuencias artificiales). No los rescates mucho. Ej. Un niño que no cuelga bien su toalla, la encontrará mojada al día siguiente.

10. Comunica tus propios sentimientos. Déjales saber cómo te sientes. Ej. Me canso mucho de recoger todos estos juguetes en la sala.

11. Sostén a tu niño. Los niños que actúan agresivamente pueden estar necesitando un abrazo o algún contacto físico que les permita sentirse seguros para llorar, dejar salir su frustración y de esa forma sentirse más calmados.

12. Saca al niño de la situación crítica y quédate con él/ella. Usa ese tiempo para escuchar y compartir sentimientos. 

13. Hagan las cosas juntos, jugando. Muchas situaciones conflictivas pueden ser convertidas en juegos. Ej. Vamos a jugar a lavarnos los dientes, tú lavas los míos y yo los tuyos.

14. Negocien. Ej. Si ya es hora de irse del parque y tu niño está pasándola tan bien que quiere quedarse, negocien la cantidad de veces que bajará por la resbaladera antes de irse.

15. Ten expectativas realistas. Los niños pequeños tienen sentimientos y necesidades intensas, su naturaleza es curiosa, desordenada, impaciente, bulliciosa, demandante, olvidadiza y llena de energía.

16. Si te sientes muy alterado/a por alguna situación sal de la habitación y regresa cuando estés más calmado. Ej. Puedes llamar a un amigo, llorar, meditar o tomar un baño.



PARA JUGAR Y CRECER.CONSULTORIO PSICOLÓGICO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario