21 feb. 2013

Adaptación curricular



Hay algunas modificaciones simples que pueden hacerse para asistir a los alumnos con Necesidades educativas especiales (N£E), en el aula ordinaria. Muchas de ellas no llevan mucho tiempo y pueden hacer un mundo de diferencias. La siguiente lista incluye algunas ideas para ayudar a nuestros alumnos:

  • Cuando un trabajo individual es presentado, trataremos de entregarlo al alumno en pequeños pasos. Por ejemplo: un ejercicio del libro de texto o actividades puede; ser dividido por la mitad. El alumno puede hacer una parte y luego proseguir en otra dirección. Esto previene que el niño se sienta sobrecargado con la cantidad de trabajo entregado. Nota: puede tratarse de una eliminación de contenidos o una simplificación de actividades.
  • Asignar tiempo extra dentro de los límites razonables. Reducir la longitud de una consigna también es una buena idea.
  • Presentar información video-auditiva siempre que sea posible: retroproyectores, posters, postales, pizarras, vídeos, ordenadores... Debemos respetar aquí el grado de atención o dispersión del alumno frente a estos recursos.
  • Hacer que los alumnos hagan pequeños ejercicios después de escribir: juntar las palmas de las manos, apoyarlas fuertemente sobre la mesa, tensar y relajar los miembros.
  • Si un alumno no puede realizar nada de lo que hace el resto, el docente debe modificar ias actividades. Por ejemplo, si la mayoría de los alumnos están realizando restas con llevadas, el docente deberá "recortar el problema y usarlo de marco". Debe crear algunos problemas apropiados al nivel del alumno, como restas de dos dígitos sin dificultad, y reemplazar en el problema original modificado. El alumno tendrá entonces un ejercicio que luce como el de cualquier otro, pero adaptado a su nivel madurativo.
  • Tener una gran variedad de niveles de libros de lectura en la clase. Un "cuento de escucha" no puede faltar. Padres, alumnos mayores u otros voluntarios pueden grabar partes de los textos más interesantes. Con alumnos con dificultades de aprendizaje en la lectura o que no la hayan logrado todavía, pueden acudir a estas grabaciones como alternativa.
  • Usar mapas temáticos u otros organizadores gráficos para asistir a los alumnos en ejercicios escritos. Organizadores previos o mapas preconceptuales o conceptuales (según el nivel) pueden ayudar a buscar conceptos y sus significados cuando leen. Realizar un resumen y entregarles copias a todos los alumnos les enseñará a prestar atención a los puntos importantes de un capítulo.
  • Usar un fichero codificado, por ejemplo por color, para conservar los objetivos y modificaciones individuales de los alumnos. Los nombres no deben estar en el fichero. El uso de un código permite tener información a mano sin violar la confidencialidad. Si es necesario, preguntar a los docentes de educación especial para encontrar e interpretar los datos del legajo del niño.



No hay comentarios:

Publicar un comentario